Los campos siguientes son incorrectos:

(?)
(?)
Buscar

Neumáticos y seguridad

Aquaplaning: el papel de los neumáticos

1 - Aquaplaning: ¡los neumáticos juegan un papel fundamental!

En lo que respecta a la pérdida de adherencia en carreteras mojadas, el aquaplaning o hydroplaning (también denominados hidroplaneo, acuaplaneo y deslizamiento sobre agua en español) es un fenómeno particularmente peligroso, ya que el conductor pierde el control de su vehículo. Aunque sea difícil de evitar, el aquaplaning puede permanecer bajo control siempre que respete ciertas recomendaciones y que preste atención al estado de su vehículo.

Aquaplaning

2 - Factores que favorecen el aquaplaning

Aunque este fenómeno es causado principalmente por el exceso de agua acumulándose debajo de los neumáticos (la adherencia se divide entre diez durante lluvias fuertes), también se tienen en cuenta otros factores. Por ejemplo, la velocidad excesiva, que amplifica el efecto del deslizamiento sobre el agua, disminuyendo aún más el agarre de los neumáticos en la carretera (se reduce la capacidad de dispersión de agua). Recuerde que el primer aguacero es, a menudo, el más crítico, ya que los aceites e hidrocarburos acumulados en el firme durante los días secos se mezclan con el agua de lluvia, formando una capa particularmente resbaladiza.

3 - ¿Cómo reducir los riesgos?

Es posible limitar los efectos del deslizamiento sobre agua tomando algunas precauciones sencillas pero radicales. Por ejemplo, comprobar cada mes la presión de los neumáticos en frío (una presión insuficiente aumenta los riesgos) o su grado de desgaste (los surcos menos profundos o casi lisos no permiten la dispersión efectiva del agua). Reducir la velocidad al acercarse a una zona de peligro (como una parte de asfalto cóncava o bacheada, donde el agua se acumula sin poder ser evacuada) también reduce el riesgo de derrapes incontrolados.

4 - Estructura y agarre del neumático

La estructura de los neumáticos es de suma importancia, ya que de su huella dependerá la superficie de contacto (y, por lo tanto, su adherencia óptima) con la carretera. Cualquier vehículo es susceptible de enfrentarse al fenómeno del aquaplaning cuando hay una gran masa de agua en la carretera. Afortunadamente, algunas tecnologías pueden reducir significativamente los riesgos.

Una huella en forma de V permite “dividir” la masa de agua y evacuarla a los lados. La profundidad de la banda de rodadura del neumático y la orientación de sus surcos y ranuras también pueden evitar que el agua se almacene entre el neumático y la carretera. Por último, no debe descuidar la calidad de las gomas: blandas y gruesas ofrecerán un mejor agarre en suelo mojado.

Adhérence du pneu

5 - ¿Qué hacer en caso de aquaplaning?

A veces, aun adoptando todas las precauciones posibles, no es suficiente para evitar este desagradable inconveniente. La regla de oro cuando un conductor se enfrenta al aquaplaning es que no cunda el pánico. Mantener la calma nos permite reaccionar sin excesos. La primera reacción cuando el automóvil comienza a deslizarse suele ser frenar. Lamentablemente, esta es la mejor forma de perder el control de su vehículo (a menos que esté equipado con ABS) y originar un sobreviraje (¡la mayoría de los accidentes de aquaplaning son a causa de un frenado de urgencia!).

¿Cómo se debe reaccionar?
Lo primero es reducir la velocidad gradualmente simplemente liberando el acelerador lentamente y, sobre todo, mantener firme el volante, puesto que esta pérdida de agarre solo es temporal, por muy sorprendente o sobrecogedora que parezca. En una zona menos húmeda, el automóvil recuperará su agarre.

Mezclar neumáticos, ¿se puede hacer o se debe evitar?

Para la seguridad del conductor y sus pasajeros, es necesario tener los neumáticos en buenas condiciones y respetar ciertas normas.

Aunque la legislación no requiere que los 4 neumáticos sean idénticos, es imprescindible que los dos del mismo eje sí lo sean. De acuerdo con el Artículo R59 del Código de Carreteras, complementado por el decreto del 24/10/94, se prohíbe la instalación de neumáticos de diferentes estructuras en el mismo eje, lo que implica que los neumáticos deben ser de la misma marca, dimensiones, estructura, código de velocidad e índice de carga (según el Diario Oficial de la CE n.° 1 129/105 del 14/05/1992).

Por lo tanto, el vehículo debe equipar al menos dos parejas de neumáticos con las mismas características y marca.

Está expresamente prohibido por ley mezclar neumáticos en el mismo eje puesto que cada uno tiene características específicas, como la velocidad o carga que admiten, su capacidad para conducir en carreteras secas o mojadas y su maniobrabilidad.

Por lo tanto, el comportamiento del vehículo puede verse alterado si no se respeta este principio básico. En el mejor de los casos, los neumáticos no rendirán como se espera. En el peor de ellos, el conductor perderá el control de su vehículo.

Además, en caso de accidente, corre el riesgo de que su aseguradora no le indemnice. Puede acabar teniendo que asumir los costes del accidente aun sin haber sido responsable del mismo.

1 - Tengo que cambiar solo un neumático. ¿Qué debo hacer?

Si solo se necesita reemplazar un neumático y los demás están en buenas condiciones, se permite cambiar solo uno de ellos (el afectado). Sin embargo, los otros tres deben tener un grado de desgaste mínimo.

Los dos neumáticos del mismo eje deben encontrarse en un estado de desgaste muy similar. En este caso, elegiremos exactamente el mismo modelo con las mismas características (dimensiones, índices) y la misma marca.

Si es necesario cambiar dos neumáticos, hay que cambiar el tren completo. Será necesario mantener los mismos índices (velocidad y carga), pero podrá optar por otra marca o perfil diferentes en ambos neumáticos que debe cambiar, siempre respetando las recomendaciones del fabricante.

Finalmente, en el caso en que cambiemos los cuatro neumáticos, ya sea para pasar a neumáticos de invierno, por desgaste o falta de comodidad, dispondrá de una libertad de elección mucho mayor. En ese caso, es posible cambiar tanto la marca como el perfil, respetando las recomendaciones y aprobaciones del fabricante, y manteniendo dos neumáticos idénticos por eje.

2 - ¿Qué eje se debe priorizar?

Si solo se van a cambiar dos neumáticos, será preferible favorecer el eje trasero para que el vehículo tenga un mejor agarre en el suelo, especialmente en situaciones más delicadas, como carreteras mojadas.

De hecho, incluso si el peso del vehículo se sitúa en la parte delantera, y sobre todo durante el proceso de frenado, son las ruedas traseras las que tienden a sufrir un mayor sobreviraje que nos puede meter en problemas.

Si se deben cambiar los neumáticos delanteros y los traseros solo están ligeramente desgastados, pero conservan un buen estado, lo ideal es montarlos en la parte delantera del vehículo y colocar el nuevo juego de neumáticos en el eje trasero.

Además, los hábitos de conducción no se verán afectados puesto que los neumáticos delanteros, que se encargan de frenar y girar, ya estarán rodados. Si ponemos los neumáticos nuevos delante, habrá que conducir con más atención para poder pulirlos y eliminar la capa de parafina.

Distancia de frenado

La distancia de parada o de frenado es el espacio recorrido entre el momento en que se frena y cuando el vehículo se detiene, y uno de los elementos clave de la seguridad vial. Cuanto más pequeño es, menor es también el riesgo de accidentes y la gravedad del impacto. ¿Cómo podemos mejorar esta distancia de parada y reducir el riesgo de accidentes?

Distance de freinage

1 - ¿Qué determina la distancia de frenado?

Varios factores afectan la distancia de parada del vehículo. Obviamente, el primero es su velocidad. El estado de la carretera y el pavimento, así como las condiciones climáticas, también juegan un papel muy importante. Concretamente, la lluvia y la nieve reducen la adherencia del neumático en el suelo. El fenómeno del aquaplaning provoca una pérdida total de control del automóvil y alarga considerablemente la distancia de frenado, incluso a bajas velocidades. El neumático, el sistema de frenado y la distancia de reacción del conductor también son factores clave.

2 - Frenos cada vez más eficientes

El estado de los frenos, zapatas, discos y pinzas es, por supuesto, crucial para reducir la distancia de frenado. Deben revisarse, ajustarse y reemplazarse regularmente si es necesario. Algunos dispositivos mejoran la efectividad de los frenos, como el sistema antibloqueo (ABS) o los dispositivos de frenado de emergencia. Aunque todas estas innovaciones no reducen la velocidad de reacción o la distancia de frenado, sí permiten mantener el control del vehículo y, así, reducir el riesgo de impacto.

Freins

3 - La clave del frenado: ¡los neumáticos!

Un buen sistema de frenado es esencial, pero es primordial completarlo con un tren de neumáticos adaptados y bien ajustados. La elección del neumático depende del modelo del vehículo, pero también de las condiciones climáticas y el uso del automóvil. Por lo tanto, en algunas regiones, los neumáticos de invierno serán de gran utilidad. De media, a partir de una temperatura inferior a 7 °C, el neumático de invierno mejora la distancia de frenado en un 20 %. También reducen en gran medida el riesgo de aquaplaning.

4 - El ajuste del neumático: un paso esencial

Inflar los neumáticos juega un importante papel en la seguridad. De hecho, un neumático desinflado se deteriora más rápido y aumenta el consumo de combustible, pero incrementa la distancia de frenado y, por lo tanto, el riesgo de accidentes. El neumático se desinfla de forma natural poco a poco. Por lo tanto, los neumáticos deben revisarse periódicamente y corregir su presión de acuerdo con la temperatura y las condiciones de uso: por ejemplo, si se trata de un automóvil con carga pesada o el remolque de una caravana. Por último, ajustar correctamente el paralelismo también asegurará una distancia de parada más corta.

5 - El conductor y la distancia de reacción

Aunque la distancia de frenado depende de muchos factores mecánicos, también está relacionada con la capacidad de reacción del conductor. Conducir demasiado cerca del vehículo precedente aumenta enormemente el riesgo de accidentes, ya que la distancia de reacción disponible es limitada. Cuanta más velocidad llevamos, peor. La velocidad también reduce el campo visual. El conductor, menos consciente de su entorno, verá aumentar su distancia de reacción inexorablemente. Del mismo modo, usar el teléfono mientras se conduce, el consumo de alcohol o narcóticos o la fatiga también afectan considerablemente a la distancia de frenado porque las reacciones del conductor se reducen de forma significativa. ¡Además, un nivel de alcohol en sangre de 0,5 g/L aumenta la distancia de frenado a 90 km/h en un 50 %!