Los campos siguientes son incorrectos:

(?)
(?)
Buscar

Etiquetado europeo de los neumáticos

Al igual que muchos otros productos (electrodomésticos, automóviles, bienes inmuebles), los neumáticos se encuentran sometidos a un sistema de etiquetado obligatorio desde el 1 de noviembre de 2012*.

Lo que necesita saber

Hemos reunido en esta página toda la información necesaria para que pueda leer y comprender este nuevo etiquetado. Claves de lectura, referencias legales, límites y otras fuentes de información. Desde ahora, ya no elegirá sus neumáticos por casualidad.

Etiquetage pneus

¿Cómo se lee la etiqueta?

Etiquetage pneus carburant

Consumo de combustible

Hay 7 clases, que van desde A (mejor rendimiento) a G (peor rendimiento). La clase D no se usa.

La diferencia en el consumo de combustible entre los neumáticos de clase A y G puede ser de hasta el 7,5 %.

Etiquetage pneus adhérence

Frenado en terreno mojado

Se trata del único criterio de seguridad para este nuevo etiquetado.

Se observa el frenado en suelo mojado (a 80 km/h), no la conducción.

Las clases D y G no se usan.

Etiquetage pneus bruit

Ruido de rodadura exterior

Este criterio mide el ruido externo de los neumáticos. El objetivo del legislador es luchar contra los niveles de ruido que puedan resultar molestos para los residentes. En ningún caso se trata del ruido que se escucha dentro del habitáculo. El ruido se expresa en decibelios (dB) y se clasifica en 3 niveles de sonido, que dependen del tamaño de los neumáticos.

¿Qué dice la ley?

El objetivo de esta nueva etiqueta de neumáticos europea es triple.
Por un lado, facilitar a los consumidores la selección y comparación de neumáticos según criterios objetivos.
Por otro lado, reducir la contaminación ambiental (de ahí la presencia de indicadores de consumo de combustible y contaminación acústica). Finalmente, poner de relieve los requisitos de seguridad para los usuarios de la carretera.

¿Para qué tipos de neumáticos es obligatoria la etiqueta?

Mostrar la etiqueta es obligatorio desde el 1 de noviembre de 2012 para los neumáticos fabricados después del 1 de julio de 2012.

Los neumáticos afectados por esta ley son:

  • Neumáticos de clase 1: neumáticos para turismos
  • Neumáticos de clase 2: neumáticos para vehículos comerciales ligeros
  • Neumáticos de clase 3: neumáticos para vehículos comerciales pesados

Neumáticos excluidos del alcance de la ley:

neumáticos de motocicleta, de quad, neumáticos recauchutados, neumáticos todoterreno para uso profesional, neumáticos diseñados para ser instalados únicamente en vehículos matriculados por primera vez antes del 1 de octubre de 1990, neumáticos de repuesto temporales, neumáticos de velocidad inferior a 80 km/h, neumáticos cuyo diámetro nominal es inferior o igual a 254 mm o igual o superior a 635 mm, neumáticos equipados con dispositivos adicionales para mejorar la tracción como los neumáticos con clavos y, por último, neumáticos diseñados solo para ser montados en vehículos destinados exclusivamente para carreras.

Los límites

Esta nueva etiqueta proporciona información útil para el usuario. Sin embargo, estos 3 criterios están lejos de ser suficientes para elegir los neumáticos que más le convengan.

Hay muchos criterios importantes que no se tienen en cuenta.

Si bien la etiqueta de calificación europea de neumáticos incluye 3 criterios de calificación (y solo uno para la seguridad), en Allopneus utilizamos 8. Por su parte, los fabricantes a menudo usan más de 15 criterios de medición para probar sus nuevos modelos.

La lista de criterios que no se consideran es larga, pero podemos citar los más importantes para el conductor:

  • su durabilidad
  • su maniobrabilidad en suelo seco y mojado
  • su estabilidad de conducción en suelo seco y mojado
  • su frenado en suelo seco
  • su resistencia al aquaplaning
  • su comodidad
  • el ruido (dentro del habitáculo)

El caso de los neumáticos de invierno

No se sorprenda de ver, a menudo, las calificaciones más bajas en los neumáticos de invierno, puesto que están pensados y diseñados para mejorar su seguridad (frenado, tracción, manejo, etc.) en condiciones de invierno; a saber, a bajas temperaturas (por debajo de +7 °C), nieve, aguanieve, hielo y escarcha. Los neumáticos clásicos de verano no están orientados a desempeñar su función en tales condiciones.

Los objetivos del legislador son loables, pero la seguridad adicional que proporcionan los neumáticos de invierno no está respaldada como debería por la brecha de calificación observada en los criterios de la etiqueta de neumáticos europea.